Requisitos para el cambio de uso de local comercial a vivienda

Requisitos para el cambio de uso de local comercial a vivienda

Desde el pasado mes de marzo, el Ayuntamiento de Madrid ha impulsado una nueva ordenanza con la que se pretende facilitar el cambio de uso de los locales comerciales a viviendas. Hasta ahora, el proceso para realizar este tipo de cambios era muy costoso y complicado, lo que hacía que muchos propietarios de locales optasen por mantener su negocio a pesar de que ya no les resultase rentable.

La nueva ordenanza simplifica el proceso y reduce los costes asociados al cambio de uso, lo que permite que más propietarios puedan optar por esta opción. Esto es especialmente importante en el actual contexto de crisis, en el que muchos locales comerciales han tenido que cerrar sus puertas.

El cambio de uso de un local a vivienda suele suponer una mejora sustancial en el valor del inmueble, lo que representa un importante beneficio para el propietario. Además, el hecho de que el proceso sea ahora más sencillo y económico facilita que más personas puedan optar por esta opción, lo que contribuirá a mejorar la oferta de viviendas en Madrid.

¿Quién puede firmar un proyecto de cambio de uso?

En el caso de los edificios, los proyectos de cambio de uso deben ir acompañados de una declaración jurada del propietario en la que se haga constar que se trata del titular del inmueble y que cuenta con el permiso de los demás copropietarios, en su caso. Debe acompañarse, asimismo, el certificado de inscripción en el Registro de la Propiedad.

En cuanto al uso del inmueble, el cambio de uso puede ser aprobado siempre y cuando no suponga una alteración de la calificación urbanística del inmueble ni un incremento de la densidad de ocupación del suelo. Por lo tanto, el cambio de uso de un inmueble requiere la aprobación de un proyecto técnico que justifique el cumplimiento de estos requisitos y la firma del propietario del inmueble.

¿Cómo conseguir cédula de habitabilidad para un local?

La cédula de habitabilidad es un documento que acredita que una edificación cumple con las condiciones mínimas de habitabilidad establecidas en la legislación vigente. Se trata de un documento oficial que se expide por el ayuntamiento de la localidad donde se encuentra el inmueble.

Para poder tramitar la cédula de habitabilidad para un local, es necesario que éste cumpla con una serie de requisitos, tales como:

  • Tener una superficie mínima de 40m2.
  • Contar con una altura mínima libre de 2,20m.
  • Estar dotado de una iluminación y ventilación adecuadas.
  • Contar con una instalación eléctrica conforme a las normas vigentes.
  • Estar dotado de una instalación de agua potable y desagüe conforme a las normas vigentes.
  • No presentar deficiencias estructurales que pongan en peligro la seguridad de las personas que vayan a habitar el inmueble.

Una vez que se hayan cumplido todos estos requisitos, el propietario del local podrá solicitar la cédula de habitabilidad ante el ayuntamiento correspondiente, adjuntando los documentos necesarios (título de propiedad, certificado de eficiencia energética, certificado de instalaciones, etc.).

La cédula de habitabilidad es un documento muy importante, ya que sin ella no se podrá hacer uso del inmueble para ningún fin. Por tanto, es necesario asegurarse de que todo está en orden antes de solicitarla.